EvaVita

Cerámica y pintura de la Vita.


Deja un comentario

Viernes fogoso

Y requetegustoso!

image

Nada mejor que una cocción al aire libre, con un horno que montamos allí mismo y que por un momento creímos que no aguantaría pero que finalmente nos dio la lección: la tierra lo aguanta todo si le curas las heridas con calor y amor 🙂

Anuncios


5 comentarios

Con las manos en la masa

Hay quienes amasan pan y quienes amasan barro y escayola para hacer los moldes de los que saldrán las bandejas donde el pan pondremos.

image

Y si algo tenemos en común, panaderos y nosotros, es el gusto por pringarnos desde el meñique hasta el hombro 🙂


4 comentarios

Ni bruja ni santa, ni puta ni mártir ni a la hoguera.

Que si guerrera que si bollera, que si loca de amor que si loca cualquiera. Que si luchaba por su Dios que si porque por ahí le dio. Que si enemiga que si heroína, que si ramera que si cautiva…

¡Ay, Juana!, qué pena que nadie entendiera que si algo eras, es una mujer plena.

Sigue siendo difícil a día de hoy que se nos mida con el mismo rasero que al que se supone que nació primero… Mmm… Cuánta historia inventada para mantener con la cabeza baja a las damas. No volvamos atrás señoras, que lo que se adelantó en unos años nos lo quieren volver a quitar ahora. No bajemos la espada, no cerremos los libros, no nos quedemos en casa si no nos da la gana y que no nos engañe más la falsa palabra.

Juana de Arco podría llamarse hoy Pepita Perez y estar en mil frentes luchando a la vez. Por eso yo en barro te moldeo, espada en alto, con brío y garbo.

2013-12-03 14.28.27

Y si puede ser, de este modelo sacaré mil moldes y de los mil moldes cien mil Juanas, para formar un ejército de hermosas almas que nos recuerden que no debemos bajar la guardia.

2013-12-03 14.14.22

El resultado en cuanto esté, se mostrará.

Pero ojo, claro también he de dejar que en este ejercito y por suerte, más de un hombre también se atreve a luchar.

Mujeres y hombres de bien, bienvenidas de gloria les den.


Deja un comentario

Mi corazón en una maceta

Primero te haces de barro, un cuadrado. Macizo, pesado, con las esquinas perfectas y bien rectos los lados.

Esto es para hacer el capitel del que pretendo hablaros pero también puede ser, a veces, en la misma vida aplicado, conocemos a alguien y bueno… soñamos que modelamos…

Depende del gusto de cada uno el modelo de capitel que quiera hacer. Y para modelos, pues aquí ya se sabe, se buscará entre algunos ya hechos de los que hay gran gama: egipcios, dóricos, jónicos, corintios, románicos, góticos… O se inventa uno nuevo y propio, cuidado, que esto a veces puede resultar, cuanto menos, arriesgado.

Volviendo a los paralelismos, es lo mismo que en la vida cotidiana. Hay quienes sólo buscan modelos de personas ya conocidos y las hay que dado que lo conocido no les ha convencido, buscan modelos nuevos, o a veces incluso ideales dorados…

Y aquí estamos, con un cubo que queremos transformar en un hermoso capitel inventado. Lo que siempre hemos soñado. Moldea por aquí, redondea por allá, quita un poco de barro de aquí y se lo ponemos acá. ¿Color? encima de que la forma me la he inventado no voy a ponerle un color que le quite mérito al trabajo realizado, mejor algo sencillo, que sea delicado, que quede bien con todo y a mi lado. Sonríe, foto, acabado:

Imagen

Y esto le pasó al cubo de barro, que acabó siendo por cariño y amor modelado y convertido en un hermoso capitel blanco, sólo le falta ir a caballo montado. Pero, si en algún momento habéis pensado que esto saldría así de bien también con las personas, error, lo siento, pensamiento equivocado. Las personas no se moldean, a las personas no vale inventarlas, las personas son lo que son; el que es bueno, estupendo, y el que no, lechón.

Conste que la experiencia es un grado, y si así de segura hablo es porque a mi ha pasado. Hubo una vez que creí que a base de cariño y con mis manos, el que era un amor macizo, pesado, en amor delicado y blanco podía ser moldeado. Pero lo dicho, error, palo.

Por eso ya sólo moldeo barro, es mucho más sano. Y si al final resulta que la obra tampoco es para tanto tanto, pues ¡maceta al canto!

Imagen

Con las personas no, que no se inventa, idolatra o moldea, aprendí la lección. Que si no al final quien acaba plantada cual maceta y con el corazón convertido en estiércol marrón, !es una servidora¡ y ya no más, ¡no señor!


8 comentarios

Con un par de cuernos. Finalista en los premios Joselito ‘El Gallo’.

Con simpleza, sin pensarlo, si cierro los ojos y pienso en el toro, dos trazos: majestuosa cabeza, astas, garbo.

Imagen

Arcilla roja y modelando, que a este toro no le deja nadie esperando.

Imagen

Una vez cocido, fuera con los pilares de sujeción (lo que tiene bajo las astas, que no son orejas de elefante, si no el barro que nos da el aguante). Y para terminar como merece, unas pátinas de óxido de cobre, minio y betún, que oscurece.

Ahora ya no es el toro de barro, si no de bronce y mármol. Ya no se rompe el toro, a mi toro ya nada le hace daño.

Imagen

Imagen

Imagen

Sigue leyendo


Deja un comentario

Si se quedó sin gasolina, si lo atracaron en la esquina, si le clavaron hondo en el alma una espina…

A todos nos ha pasado que a veces nos levantamos que nos comemos el mundo y otras que sentimos que el mundo nos ha tragado.

Y conforme a eso también elegimos el vestir, si feliz: rojo, verde, amarilllo, rosa… Todo sienta bien cuando uno despierta así, ni colorete hace falta que ya está la cara por sí sola rosada. Ahora, que el día te amaneció revirado… gris, negro, marrón, oscuro morado, pantalón ancho o tejano. Así de claro.

Pero aunque seamos conscientes de esto, no siempre hacemos algo por cambiar esos días (de los “días perros” hablo, que de los buenos, no, a esos ni tocarlos!). Y, ojo, hay mucho que se puede hacer, que sí, que yo no soy quién para dar consejos, pero lo que yo hago aquí os lo dejo.

Se puede hacer una delicada por delgada jarra de barro. Y ver entre tus dedos cómo algo que parece que a cada nuevo pellizco de barro se va a caer, no lo hace, si no que aguanta, y no sólo aguanta, si no que se crece y embellece. Con cuidado, pero ahí vamos. Que te sientas a veces jarra está más que aceptado.

Imagen

También se puede, ya que uno no sabe en esos días elegir el color que le conviene, recurrir a lo suyo, al color de cada uno que para eso desde pequeños nos preguntan que qué color te gusta más, para en estos momentos tener un comodín recurrente que usar.

Azul. Yo siempre me quedo con el azul. Y no me falla, si no, dímelo tú:

Imagen

El día ha sido currado para pasarlo de un marrón ceniza a un azul brillante craquelado que deja al ser más triste del mundo ¡feliz y enamorado!

¡Ah!, perdón, un detalle ha faltado, la banda sonora de fondo este día ha sido de Aterciopelados.