EvaVita

Cerámica y pintura de la Vita.


Deja un comentario

Viernes fogoso

Y requetegustoso!

image

Nada mejor que una cocción al aire libre, con un horno que montamos allí mismo y que por un momento creímos que no aguantaría pero que finalmente nos dio la lección: la tierra lo aguanta todo si le curas las heridas con calor y amor 🙂

Anuncios


Deja un comentario

Estrellas de nieve que a mi boca vienen.

Las cristalizaciones en la cerámica son una de las cosas que más me gustan, también de las más difíciles de conseguir, ya que son muchos los factores que pueden afectar a que no aparezcan. Pero sí hay constantes claves para lograrlas, claro: usar barros de alta (porcelana, gres sin chamota o refractario sin chamota); crear fórmulas de esmaltes que contengan cinc y cocer a alta temperatura (generalmente subir hasta 1250 grados y mantener a unos 1100 grados durante dos horas, mínimo, después bajada a 1000 grados y otras dos horas… por ejemplo, ciclos de cocción hay tantos como pruebas se quieran hacer).
Después de esto, lo más recomendable es un buen cruce de dedos y esperar que nos regalen su presencia en nuestras queridas piezas. Y cuando eso sucede, ¡ay! ¡que da igual si la pieza es grande o pequeña que un beso se lleva!

image

Y cada vez que pueda, la miro y le digo que en ti disfruto tomar desde un té hasta un zumo.

image

Porque eres una taza divina con cristales de nieve a la que eche lo que eche, bien le viene.

image

Y si alguien quiere una, un juego entero o saber algo mas, con gusto aquí me tiene.
Salud y hermosas cristalizaciones para todos.


5 comentarios

Cristalización del alma mía

Esto es magia, formular unos potingues, polvos, elementos en fin, revueltos. Y que aparezca esto…

image

En breve os mostraré más, las piezas al completo, pero es que acaban de salir y si no lo cuento, ¡reviento!

image

Que me aguante más el corazón, por favor. Que cuando veo algo tan bonito, creedme que creo ¡que de tanta emoción, peto!

image

Yo ❤ estos momentos.


3 comentarios

Sí, hola, ey! Probando, probando.

Probando, probando, emoción al canto! Y es que me vibran hasta las pestañas y se mete el nervio en la entraña!

Saca formas, cuece barros, rojo y blanco, de baja y de alta y veamos qué apaño. Haz los esmaltes: trae el fundente, el óxido, la base… vamos niña, libera la mente. 

Diafragma, contrae, respira, ¡abracadabra!, ¡la química es magia!

image

image

Y en la magia, cómo no, ¡un hueco para la blanca!
image

image

Así que feliz del resultado, con esta magia y estos platos por hoy nos quedamos.


4 comentarios

A más de mil…

Grados.
Porque cuando el frío aprieta no puede haber nada mejor que subir la temperatura de cocción. Y conste, que a veces hace falta un horno y a veces no. Que igual ni uno es consciente de que le hace falta un subidón, si no que de repente le llega una ola de calor así porque sí, y mira, pues mucho mejor.

Eso es lo que me ha pasado a mi, que me llegó, sin comerlo ni beberlo, un eslabón de mi vida que venía, como en los cuentos, de un país lejano y frío pero lleno de calidez, de navegar por mundo y medio y que atracó su barco en mi puerto durante un mes, para enseñarme, cual hermano, que el mundo puede estar al alcance de la mano.

Por eso este primer post del año te lo dedico, B. S., porque te lo has ganado.

image

Que todo lo de alta temperatura es más resistente. Que la sencillez es hermosa. Que la utilidad es necesaria. Que la rugosidad puede ser suave, que no hace falta saber el nombre de un color o de lo que sea para que te guste.

image

Que los regalos hechos de corazón son los mejores. Que no hay nada que no pueda romperse y que a veces, con suerte, incluso lo roto puede pegarse. Que algo único se puede compartir. Que merece la pena probar.

image

Que un abrazo al día es el mínimo admisible para funcionar. Que la amistad no es cuestión de tiempo si no de química. Que el respeto es la base de la compatibilidad. Que un mes puede ser suficiente para añorar.

Que en este, mi maravilloso cuenco hecho por ti, el café me hace sonreír 🙂

Mucha suerte y muchos abrazos, allá donde estés.