EvaVita

Cerámica y pintura de la Vita.


2 comentarios

Yo vengo a ofrecer mi corazón

De vez en cuando, y esto es real, la magia se acerca a tu vida y te regala oportunidades que no hay que dejar pasar.

¿Quién dejaría pasar la ocasión de crear un corazón? Se crea, por supuesto, uno y dos, tres y un montón! Todo bombeo y latidos, hermosos momentos vividos.

molde de escayola y silicona corazón de resina de poliester

Algún día con más tiempo contaré cómo ha sido el proceso, por ahora lo que muestro son los corazones ya compuestos.

corazones resina poliester detalle corazones de luz

¡¡Late, late, late!!

Anuncios


6 comentarios

Ni colorín colorado ni finito ni acabado!

Y es que si estamos algo ausentes de estos cibermundos es porque no paramos de darle al té.
Primero hemos tallado la tetera en escayola. Gramiles, cuchillas y sudores de mil colores.

image

image

Siguiente paso, hacer los moldes de nuestras teteras, tazas y cuencos. Para hacer todo esto en un mes, creedme, que no se para ni para beber.

image

Y como todo se hace con tanto amor, me permito la ñoñeria de hacer de una de las llaves de mi molde, un corazón. Pom pom ❤

image

Una vez tenemos el molde acabado, probamos por fin?? ¡¡Venga, sí, vamos!!

image

La emoción de este momento… Es un parto, lo digo como lo siento. ¡Qué nervios, ya salió¡ !qué bonita, qué perfecta! ¡con todas sus cositas, ¡qué contenta!

image

Una vez se calma ese instante, respira, calma, adelante.
Repasa, seca, al horno y en cuanto se pueda, remate.
Pinceles en mano y esmaltes. Piensa, pulso, dibuja, también es maravillosa esta parte.

image

Y en estas andamos, deseando que llegue mañana para entrar al horno de nuevo y que os pueda enseñar, espero, el bonito resultado.

Y si todo sale bien, empezaremos otra vez. Que en este cuento no queremos ni colorín colorado ni finito ni acabado.

Mucho té para usted 🙂


4 comentarios

¿Qué fue antes, el molde o la tetera?

¿La gallina o el huevo? ¿el molde o la tetera?
Y es que aunque cueste verlo, dentro de este tocho de escayola existe esta tetera. Como dentro de tantas cosas simples existen otras más complejas y a veces, con suerte, más bellas.

modelo de tetera metálica y tocho de escayola para tallar el modelo de tetera en mayor tamaño

proceso de talla de escayola para sacar molde de tetera

Más verdad no se puede, que “sólo se puede ver bien con el corazón, lo esencial resulta invisible a los ojos”, A. De Saint Exupery.


5 comentarios

Con las manos en la masa

Hay quienes amasan pan y quienes amasan barro y escayola para hacer los moldes de los que saldrán las bandejas donde el pan pondremos.

image

Y si algo tenemos en común, panaderos y nosotros, es el gusto por pringarnos desde el meñique hasta el hombro 🙂


3 comentarios

Como la hiedra.

(…)
Yo seré como la hiedra
que enredándose en el árbol
no muere aunque el árbol muera
(…)*
image

Incluso si el sueño parece que no se puede alcanzar. Lo recordaré.
Hiedra seré.
image

Si me dicen del muro que tengo delante que no se puede saltar, ni rodear, ni demoler ni atravesar. Lo recordaré
Hiedra seré.
image

Incluso si se pudre y muere el árbol al que me aferraba y del que creía que mi vida dependía. Lo recordaré.
Hiedra seré.
image

Cumpla el sueño, pase el muro, viva en una rama o no haga de esto nada de nada. Lo recordaré. Y seré como la hiedra que revive y vive una y otra vez.
image

Por eso yo pongo hiedra en todas partes: en el patio, en los moldes, en las bandejas y en el talante.
Para recordar que es “imposible olvidarte”*
image

Gracias a Los Evangelistas por esta canción, espero que no os importe que haya tomado prestadas algunas frases, maestros.
Y a todos los que soñaron algo alguna o más de una vez. A los que consiguieron el sueño y a los que no. Hay más sueños, un montón.

Mucha hiedra para todos.