EvaVita

Cerámica y pintura de la Vita.


5 comentarios

Cristalización del alma mía

Esto es magia, formular unos potingues, polvos, elementos en fin, revueltos. Y que aparezca esto…

image

En breve os mostraré más, las piezas al completo, pero es que acaban de salir y si no lo cuento, ¡reviento!

image

Que me aguante más el corazón, por favor. Que cuando veo algo tan bonito, creedme que creo ¡que de tanta emoción, peto!

image

Yo ❤ estos momentos.

Anuncios


Deja un comentario

La mariposa, amigos, viene del gusano.

Ya no me gusta más, que no se lleva. Que se estropeó un poco o que se me pasó el antojo.

Y adiós a las segundas oportunidades. Que ojo, cada uno como vea, pero a veces por tirar, perdemos la alegría de ver las cosas girar.

Y para que creáis en la veracidad de esto, aquí os traigo la historia de un bellezón de mueble y su transformación.

Restauración. Foto de Juan Olmo.

 

Todo empezó, cómo no, en un rincón “outlet” y con un gran desconchón. Pobre mueble arañado y raído, cuyo último destino parecía estar más que claramente definido… Sin embargo, la cosa cambia cuando a alguien le da por mirar con ojos de esperanza.

¿Y si con le hacemos unos dibujos?, un algo por aquí y un algo por allá, algo al menos cambiará:

Restauración de mueble. Dibujo a lápiz.

Mmmm… No las tengo todas conmigo, pero en fin, ¿y si algo bueno consigo?. A ver qué más tenemos… Brochas, pinturas, probemos, probemos:

Restauración. Base. Restauración. Azul. Restauración. Verde. Restauración. Rosa. Restauración. Lila. Restauración. Naranja.

 

Pero bueno, pero bueno… ¡Quién lo hubiera dicho! ¡Se iba a tirar y resultó ser una oportunidad!

Un poco de buen pulso, paciencia, ganas, e voilá, el cambio está hecho y el mueble, en su punto:

Restauración. Final.

 

Y ya puestos a aprovechar recursos, de este mueble tan precioso y colorido, saco yo la cabecera de mi blog y, si hace falta, hasta la tela para un vestido.

Para recordar que no hay que dar a la ligera algo por perdido. Que de todo lo que parece pasado se puede sacar algo renovado y que la mariposa, amigos, viene del gusano.

“Que nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma”