EvaVita

Cerámica y pintura de la Vita.


2 comentarios

Por tu sonrisa, ¡el cielo!

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡Yo no sé
qué te diera por un beso!

Y esto lo escribió Bécquer pensando en ti. Que lo sé yo.

Nunca sabemos cuán triste puede encontrarse alguien por una ruptura de amor o cuán alegre esa otra que recién lo encontró. El baremo de medida de cada uno es suyo y como mucho podré pensar que algo intuyo, pero a saber.

Pero hay verdades universales, momentos y hechos que a todos gustan. Por ejemplo, creo yo, que a todo el mundo le gusta un beso bien dado, un olor fresco, un patio de macetas decorado, un niño en su regazo recostado, una tortuga, un pingüino, un viejo árbol. Un regalo.

Y cuando digo regalo no hablo de una joya ni un helado. Hablo de cualquier cosa, material o inmaterial, que se dé con amor y agrado. De un algo o de un detalle regalado que simplemente muestre que tiene a alguien a su lado. De un regalo, de un presente que te saque una sonrisa que vaya de la barbilla a la frente.

De un regalo que haga sentir que tienes a tu lado mi mano. De un regalo donde, sin darme cuenta y mientras te lo estoy fabricando, te imagino guardando en él tus penas, venga, ¡fuera!. Un regalo que mientras pinto con azules flores hace que me vengan a la cabeza versos de un antiguo vecino de al lado, versos que escribo sin darme cuenta, con algún cambio, y pensando en ti porque así me salen de los labios. Un regalo que espero, te haga sonreír al verlo y que cada vez que lo abras se encargue de transformar aquellas penas que en él guardaste en alegrías y cantos.

Imagen

Imagen

Y este tema, a disfrutarlo que es un gran y maravilloso regalo:

A mi hermana, por ser ella mi regalo.

Anuncios

Empiezo a creer que podría ser de cebra mi segunda piel… ¡Y me encanta!

Deja un comentario

Empiezo a creer que podría ser de cebra mi segunda piel... ¡Y me encanta!

Estas son las nuevas piezas de cerámica que estoy haciendo, cada una de ellas está hecha totalmente a mano, con mucho mimo y cuidado y por supuesto, sin moldes, cada pieza es única.

A unas les pongo los engarces con baño de plata y a otras en bisutería, unas llevan cordón o tira de cuero y otras cadena con baño de plata. Unas cierres con baño de plata y otras nudos correderos o lazos de cuero. Para estos detalles hay mil maneras, pero la pieza, cerámica de cebra entera!

Espero que os gusten. Ah, y podéis enamoraros ^_^


Deja un comentario

Uhhh… Que frío!! Y ahora qué me pongo??

El invierno suele ser más aburrido que otras épocas del año en cuanto a ropa se refiere, la cosa de colores planos quita gracia a veces a los días, y eso a mi, como que no me gusta.  Este invierno he decidido que estaré monísima en todo momento, ¡collares de cerámica que den el brillo y color que en invierno nos falta del sol!

Estos que os enseño son un adelanto de todos los que están por salir en breve, empezamos con los collares de diseños inspirados en los azulejos de aristas , por supuesto hechos a mano totalmente, piezas únicas cada una de ellas y del todo originales. De hecho, jamás he visto collares de aristas en parte alguna, ¡podría estar en este momento creando una nueva tendencia!  Venga, sigamos, paciencia.

image

image

image

Cordón de cuero y engarces y cierres de plata en cada pieza. Sigue leyendo


Deja un comentario

Mi corazón en una maceta

Primero te haces de barro, un cuadrado. Macizo, pesado, con las esquinas perfectas y bien rectos los lados.

Esto es para hacer el capitel del que pretendo hablaros pero también puede ser, a veces, en la misma vida aplicado, conocemos a alguien y bueno… soñamos que modelamos…

Depende del gusto de cada uno el modelo de capitel que quiera hacer. Y para modelos, pues aquí ya se sabe, se buscará entre algunos ya hechos de los que hay gran gama: egipcios, dóricos, jónicos, corintios, románicos, góticos… O se inventa uno nuevo y propio, cuidado, que esto a veces puede resultar, cuanto menos, arriesgado.

Volviendo a los paralelismos, es lo mismo que en la vida cotidiana. Hay quienes sólo buscan modelos de personas ya conocidos y las hay que dado que lo conocido no les ha convencido, buscan modelos nuevos, o a veces incluso ideales dorados…

Y aquí estamos, con un cubo que queremos transformar en un hermoso capitel inventado. Lo que siempre hemos soñado. Moldea por aquí, redondea por allá, quita un poco de barro de aquí y se lo ponemos acá. ¿Color? encima de que la forma me la he inventado no voy a ponerle un color que le quite mérito al trabajo realizado, mejor algo sencillo, que sea delicado, que quede bien con todo y a mi lado. Sonríe, foto, acabado:

Imagen

Y esto le pasó al cubo de barro, que acabó siendo por cariño y amor modelado y convertido en un hermoso capitel blanco, sólo le falta ir a caballo montado. Pero, si en algún momento habéis pensado que esto saldría así de bien también con las personas, error, lo siento, pensamiento equivocado. Las personas no se moldean, a las personas no vale inventarlas, las personas son lo que son; el que es bueno, estupendo, y el que no, lechón.

Conste que la experiencia es un grado, y si así de segura hablo es porque a mi ha pasado. Hubo una vez que creí que a base de cariño y con mis manos, el que era un amor macizo, pesado, en amor delicado y blanco podía ser moldeado. Pero lo dicho, error, palo.

Por eso ya sólo moldeo barro, es mucho más sano. Y si al final resulta que la obra tampoco es para tanto tanto, pues ¡maceta al canto!

Imagen

Con las personas no, que no se inventa, idolatra o moldea, aprendí la lección. Que si no al final quien acaba plantada cual maceta y con el corazón convertido en estiércol marrón, !es una servidora¡ y ya no más, ¡no señor!

Operación perilla y pincel

Deja un comentario

image

Estamos algo out en estos momentos pero es por un buen motivo, no se puede escribir y “perillear” a la vez, al menos yo no puedo 😉

En breve subiré las cositas que están en camino, qué pellizco en la barriga se me pilla de la emoción cada vez que hago una pieza, la meto al horno y… (en esos puntos suspensivos me hallo)


8 comentarios

Con un par de cuernos. Finalista en los premios Joselito ‘El Gallo’.

Con simpleza, sin pensarlo, si cierro los ojos y pienso en el toro, dos trazos: majestuosa cabeza, astas, garbo.

Imagen

Arcilla roja y modelando, que a este toro no le deja nadie esperando.

Imagen

Una vez cocido, fuera con los pilares de sujeción (lo que tiene bajo las astas, que no son orejas de elefante, si no el barro que nos da el aguante). Y para terminar como merece, unas pátinas de óxido de cobre, minio y betún, que oscurece.

Ahora ya no es el toro de barro, si no de bronce y mármol. Ya no se rompe el toro, a mi toro ya nada le hace daño.

Imagen

Imagen

Imagen

Sigue leyendo